La propuesta culminó ayer y resultó sumamente exitosa.
Luego de su comienzo el 4 de enero y posterior desarrollo en la temporada estival, finalizó este lunes 28 de febrero el Programa Verano + ATR, del cual Sportivo Trabajo fue parte activa al ceder su natatorio para la realización de distintas actividades. 
Dos veces por semana, los participantes de esta iniciativa visitaron la pileta de la institución acompañados de profesores y el resto de los involucrados en esta iniciativa, también vigilados como corresponde por los guardavidas. 
Las sedes del Programa Verano + ATR fueron: EES Nº 1, EP Nº 3 EP Nº 8, EP Nº 9, EP Nº 10, EP Nº 11 (San Agustín), EP Nº 12, EP Nº 19 (Los Pinos) y EP Nº 45. Dichos alumnos concurrieron de lunes a viernes, en horario de 9 a 13. 
“TODO POSITIVO” 
El profesor Mario Di Iorio, en su rol de Inspector Jefe Distrital de Educación, comentó que “el programa Verano + ATR es una vinculación del programa de la Especificación de la Enseñanza + ATR, el cual viene desde la Dirección General de Cultura y Educación. En este año se implementó lo que allá por 2019 eran las Escuelas Abiertas de Verano. Hubo diez sedes, de las cuales ocho pertenecen a la planta urbana y dos a la zona rural (Los Pinos y San Agustín). Y gracias a la comisión directiva y su presidente, pudimos tener las instalaciones del Club Sportivo Trabajo, con el recinto natatorio para realizar las prácticas acuáticas, en el complejo que siempre está tan lindo y cuidado. Lo hicimos en el horario en que los socios no lo tenían habilitado, nos dieron la oportunidad de trabajar con los chicos y hacer un organigrama en forma conjunta con el Consejo Escolar y con la Secretaría de Asuntos Docentes, que fueron los que designaron los cargos, para poder contar con los recursos humanos como directores, profesores, guardavidas y auxiliares para llevar adelante el programa”. 
Los inicios no fueron los esperados, si bien la cantidad de inscriptos era amplia, pero en la primera semana el panorama se tornó algo incierto con el tema de los contagios y la limitación de las salidas. Y  una vez que todo comenzó se organizaron adecuadamente, ya en la segunda semana pudieron utilizar la pileta del Club Sportivo Trabajo y de allí en adelante las cosas cambiaron notoriamente. 
“Explotó la cantidad de matrícula, con más chicos de los que habíamos pensado. Igual fue incierto porque se daban de baja chicos por aislamiento y a su vez se sumaban otros, pero creemos que fue todo muy positivo. Y vuelvo a resaltar el convenio con Sportivo Trabajo, el poder tener un recinto en plena ciudad, con la posibilidad de darle a muchos chicos para que vengan al natatorio. Antes lo hacíamos también en el Polideportivo, pero con menor cantidad de chicos. Por eso agradecer la apertura que la gente del club tuvo hacia la comunidad, de hacer un trabajo social. Estamos todos muy agradecidos”, destacó Di Iorio. 
ACCION PREDILECTA 
A su turno, el coordinador de la actividad, profesor Maximiliano La Rocca, puso de manifiesto que, sin duda alguna, la pileta y los juegos acuáticos fueron los más sobresalientes y anhelados. 
“Iban dos veces por semana pero la estaban esperando todo el tiempo. Y además desarrollamos actividades en cada una de las sedes, ligadas con lo lúdico, lo recreativo y lo artístico. Todo siempre atinando a la vinculación de los chicos a la escuela con el programa Verano + ATR. Y desde Provincia llegaron actividades de cultura, como dos obras de teatro itinerante, que tuvieron relación del chico con el personaje y que iba gestionando diferentes situaciones y emociones”, añadió. 
Por otra parte, los participantes de esta propuesta llevaron a cabo acciones expresivas, artísticas y lúdicas, que estuvieron a cargo de los docentes de cada institución. 
PUERTAS ABIERTAS 
También vertió su mirada de la situación Raúl Idiart, presidente del Club Sportivo Trabajo, que también mostró su orgullo por haber aportado a la realización de Verano + ATR. 
Al respecto, señaló lo siguiente: “desde la parte social quisimos dar la posibilidad de difundir esta actividad, cuando me lo propuso Mario rápidamente con la comisión directiva nos pusimos de acuerdo. Llevó una logística importante que tuvo que realizar el intendente de campo, Marcos Di Gerónimo, porque nosotros veníamos con un trabajo muy diferente como la mantención del parque, pileta y demás, los empleados del club debieron cambiar horarios, fue un esfuerzo grande también de los guardavidas y de Luis y Damián que mantienen la pileta. Así que muy agradecido con todos ellos y las puertas quedan abiertas para que se pueda seguir charlando el año próximo”.