Mario Alberghini debutó en el TC Rioplatense y volvió a pisar el autódromo Roberto Mouras luego de 10 años de su última participación en el TC Mouras. Todo un desafío para el piloto balcarceño que junto con su grupo puso en pista el Torino con motor Ford preparado por Gabriel Gifford.

Además, Alberghini corrió con la carga emocional de rendirles homenaje a Ariel “Lucho” Ziella y Hugo Ramos, amigos de toda la vida que trabajaron siempre a la par del ‘Negro’.  “Emocionalmente tuve una carga muy grande pero los supimos llevar adelante y los recordamos de la mejor manera, como se lo merecen ellos” afirmó.

Con los objetivos trazados para volver a correr con el equipo y su gente, Alberghini cerró un fin de semana positivo. El team trabajó toda la jornada del viernes con el motor ya que este era de carter diferente y se ocuparon en conjunto con el equipo de su hermano Diego Alberghini.

Luego en la clasificación para la carrera del sábado, Alberghini se complicó con el embrague, por lo que tuvo que partir la final del sábado en boxes. Competencia que tras 12 giros logró culminar 11° superando doce autos.

Para la fecha del domingo, la quinta del calendario, Mario colocó al Torino en el 12° en su mejor vuelta a 3”749/1000 del poleman Kevin Costas, ya que el auto mostró un pequeño problema en el chupador de la bomba de nafta. Más tarde volvió a surgir ese problema en el embrague.

Por fortuna con la ayuda de la categoría y del equipo de Gaby Gifford lo pudieron reparar con lo justo para la última competencia.

El TC Rioplatense cierra el campeonato con una fecha doble, la última, el 26 y el 27 de noviembre nuevamente en el autódromo platense. De cara a esa fecha, el piloto balcarceño tiene previsto realizar una prueba con el auto en ese mismo circuito antes de correr el Coronación.